Ana Axpe. Olga M’a Tuer

24 marzo al 21 abril. 2004

   

Ana Axpe, artista de origen vasco, nacida en Buenos Aires ha vivido y trabajado durante los últimos catorce años en Ginebra. En su trabajo anterior de video e instalación ha abordado temas políticos y sociales a partir de experiencias propias. Sus primeros videos trataban de la Guerra Civil Española—un testimonio transmitido por su padre, un vasco-español que participó en este conflicto como soldado republicano y que se estableció en la Argentina veinticinco años más tarde—y de las enfermedades mentales, trabajos documentados en gran parte por su propia experiencia al atestiguar los efectos nefastos del tratamiento de la psiquiatría tradicional practicada a su madre. Aunque trata dichos temas desde una perspectiva familiar, su interés se articula en términos más amplios, en la medida en que el surgimiento tanto del fascismo como de la psiquiatría, pueden ser considerados como las formaciones históricas que más han marcado el siglo 20.


En su trabajo más reciente sigue desarrollando temas de tal densidad pero utilizando un conjunto de códigos visuales y semánticos más livianos y graciosos. Alejándose cada vez más de su anterior estilo testimonial basado en datos biográficos, se dirige ahora a la creación de personajes y situaciones ficticias inscritos dentro del lenguaje de la iconografía popular femenina, abarcando desde acaudaladas amas de casa y damas de sociedad hasta pin up girls, travestidos y prostitutas—todos ellos personajes que forman parte de su paródica investigación acerca de las políticas del mundillo del arte.

El trabajo que exhibirá Axpe en La Rebeca gira alrededor de la glamorosa vida de Adela Conti, una artista fabulosamente adinerada y exitosa que se ha ganado un lugar dentro de la jet set , a cuenta de haber robado la identidad de su hermana gemela Olga, que sufre de una enfermedad mental y a quien mantiene drogada y encerrada en un manicomio. Impecablemente arreglada y vestida con la más fina ropa de diseñador (aunque su gusto puede llegar a ser cuestionable), Adela Conti viaja alrededor del mundo, posando frente al Guggenheim de Bilbao y al Museo de Arte Moderno de Niteroi (Rio de Janeiro). Se sabe que ella ha visitado incluso lugares exóticos tales como Egipto, donde asistió a la Bienal del Cairo, y Bogotá, Colombia, donde disfruta mucho de su estadía en su elegante residencia en Rosales, jugando golf en el exclusivo Country Club y yendo de compras al Centro Andino.


Sin embargo, los días dorados de Adela parecen estar llegando a un fin abrupto, ya que Olga ha aparecido recientemente para reclamar aquello de lo que su recelosa hermana se ha apropiado injustamente. El título de la exposición “Olga M’a Tuer” ha sido tomado de la misteriosa muerte de Ghyslaine Marchal, una señora bien de Nice, supuestamente asesinada por su jardinero marroquí, Omar Raddad. El cadáver fue encontrado en un cuarto pequeño, bloqueado desde adentro. En la puerta, escrito con su propia sangre, pero con un error gramatical inconcebible para alguien de su estatuto social: “Omar M’a Tuer”—equivalente en español a “Omar me ha matar”. Este caso, muy conocido en Francia donde apareció en las páginas de todos los periódicos, terminó en la condena de Raddad. En 1996 el presidente Chirac le indultó.

Agradecemos el apoyo de la Fundación Avina y Pro Helvetia, Fundación Suiza para la Cultura.